ES TIEMPOS DE BESOS Y CARICIAS

abrazoy

ES TIEMPO DE ESOS Y CARICIAS

En la memoria de cada uno de nosotros existe un rincón inexpugnable  para los recuerdos de las cosas buenas que nos han sucedido cuando éramos más jóvenes,porque para las que nos hicieron daño tenemos el recurso del olvido que funciona sin necesidad de que activemos ningún mecanismo de autodefensa.

Por eso algunos expertos en la mente humana insisten en que es un empeño inútil destruir los recuerdos de lo que algún día significó algo bueno en nuestras vidas,  y que quienes se empecinan en que lo hagamos son personajes  a los que la seguridad social  debería ofrecerles los servicios gratis de un psicoanalista, aunque fuera argentino.

Hoy es noche buena y mañana será  navidad y cada uno lo celebra como le parece oportuno porque todo el mundo tiene derecho a pensar que al menos hay un día en el año, o dos, en los que no sobra ningún abrazo, ni beso, ni caricia a repartir generosamente con la gente.

Estos días estoy recibiendo mensajes de buenos deseos y felices fiestas que me envían muchos amigos, unos cristianos, otros agnósticos y alguno seguidor de Mahoma, y ninguno de ellos me habla del solsticio de invierno, ni de las fiestas paganas de Saturnalia , sino que sencillamente me desea felicidad para mí y los míos.

Lo bueno de estos días es que también los no creyentes se reúnen, cenan o comen juntos, se hacen regalos, se besan  y nadie traiciona sus convicciones o sus descreencias por hacer algo tan necesario en este mundo de desamores.

Empeñarse en elegir estas fechas  para meter el dedo en la llaga de las diferencias y las deudas pendientes cuando el calendario nos recuerda que están pintadas en rojo porque son un paréntesis para el amor, los abrazos y la piel cercana, es un empeño torpe e inoportuno.

Den muchos abrazos, morréense, sientan el calor de esa piel fría de invierno y prometan que intentarán retrasar el mayor tiempo posible la fecha del reencuentro con los fantasmas que nos rodean y a veces nos impiden conciliar el sueño.

Feliz Navidad

Diego Armario