VAGA DE 23 AÑOS

vaga

VAGA DE 23 AÑOS

La Audiencia Provincial de Cantabria ha denegado a una chica de 23 años la pensión que exigía de sus padres, una pareja separada que ha podido demostrar que la criatura no da ni chapa. La sentencia condena a la chica a las costas y establece jurisprudencia sobre un asunto que se repite más y más.

El tribunal acepta la obligación de los padres de proporcionar alimentos a los hijos, pero matiza que «siempre y cuando la necesidad no haya sido creada por la conducta del propio hijo». La chavala no tiene ni la Secundaria acabada, ha estudiado ofimática «sin aprovechamiento alguno» e incluso ha trabajado en Londres sin siquiera aprender inglés. Sería un caso sin importancia si no llevase años repitiéndose.

Cristina López Schlichting ( La Razón )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*