ICETIN

«Llenábase de hormigas la cintura
y le daba buen ritmo a las cosquillas.
Danzaba con el son de la dulzura
izando y arriando sus tetillas».

Estos hermosos versos de Quevedo, que termino de inventarme me traen la imagen de Iceta en sus demostraciones de frenéticas danzas.

Iceta no es sardana, sino espasmo, volcán en erupción…

Alfonso Ussía ( La Razón )