IGLESIAS PROPONE E IGLESIAS…DISPONE

Se repite la dinámica de funcionamiento en el Gobierno socialcomunista de España una y otra vez. Complicado ya que piensen en el seno del Ejecutivo que engañan a alguien. Ni a los suyos, ¡pues andan finos en las huestes socialistas! ¡Quién se lo iba a decir al núcleo duro e histórico del partido!

De hecho, para muchos de ellos, hay otra realidad latente y patente desde hace años. A saber, Sánchez en su fuero interno quería haber sido Iglesias. Tal cual. El fundador de Podemos. Pero el líder podemita se le adelantó.

A toda pastilla y por su súper izquierda. Y ahora, una vez logrado su desembarco en el Gobierno, y siendo la cuarta fuerza política de este país, que tiene guasa la cosa, ¡me río yo de esa estructura de cara a la galería de un presidente todopoderoso y cuatro vicepresidencias! Esto sí que no se lo creen ya ni los más despistados.

La verdad, y la realidad, es tozuda: lo que hay es una bipresidencia del Gobierno: Pablo Iglesias y Pedro Sánchez, por este orden. El primero propone y el segundo, pues nada, se lo come, porque Iglesias también dispone. Con perdón.

Entonces, nos puede explicar alguien, a poder ser del Gobierno (bueno, mejor no, porque nos mentiría también) ¿para qué tanta rueda de prensa con la portavoz del Gobierno como protagonista, la también ministra de Hacienda, mi tocaya María Jesús Montero, en un continuo escenario monologuista propio, salvando las distancias y con todo el respeto del mundo, del Club de la Comedia? Se me antoja ya absurdo.

Nos hacen perder el tiempo. A todos los ciudadanos, no solo a la prensa que nos tragamos sus comparecencias. Montero, con quien le toque de compañero de escena ese día dependiendo de tal o cual materia, explica las decisiones tomadas, en teoría por el consejo de ministros, y luego abre la rueda de preguntas a la prensa, en las que sigue explicando lo que a ella le viene bien, porque a lo que se le pregunta va a ser que no responde nunca. Aunque puedo llegar a entenderla, total ¡para lo que le serviría!

Y es que lo vivimos una y otra vez, cual día de la marmota. Nuestros ministros dicen haber tomado decisiones, lanzan un decreto, lo publican en el BOE de madrugada o cuando sea menester, y luego desde la vicepresidencia morada anuncian la verdadera medida. Que no es otra que la propuesta por ellos. La suya.

En esta última ocasión me refiero a lo de la renta mínima, que el ministro de la cuestión, José Luis Escrivá, dijo no hace ni dos días que estaba en marcha pero que no habría una «puente», para ya mismo, como quería Iglesias… ¡Vaya que no!

Tras la filtración de ayer del bipresidente, Escrivá deberá impulsar los trabajos que ya estaba ultimando para que el ingreso le llegue a un mínimo de un millón de hogares. Un proyecto «ideado para que sea permanente», que iba a tardar «al menos tres meses» y que ahora será presentado de inmediato para que empiece a funcionar este mayo.

Como Iglesias Palomo, yo me lo guiso y yo me lo como.

María Jesús Pérez ( ABC )

viñeta de Linda Gamor