IMITACIONES

Las noticias relevantes se acumulan. Nadie diría que España está en período vacacional de Semana Santa. El terrorismo islamista amaga de nuevo y esta vez estuvo a punto de golpear en Andalucía. Es una guerra soterrada en la que afortunadamente no se ha bajado la guardia.

La campaña electoral, aunque un poco eclipsada por las celebraciones religiosas, se mueve por la epidermis de los asuntos del país, sin que se entre de lleno y en profundidad en lo trascendental. Todo queda reducido a cuestiones formales, que justamente benefician a los agraviados, pero de las lentejas y del futuro ni palabra.

Están más en el ajuste de cuentas con el pasado que caminando hacia el porvenir. Por eso, de nuevo, me dan envidia los franceses. El diario «Le Monde», de cuya ideología de izquierdas nadie duda, titulaba ayer: «Macron lanza la comunión nacional con Notre Dame».

Ante la adversidad, los franceses se unen; en España algunos vomitan odio. Macron defiende algo tan esencial como es la convivencia entre los franceses y pone en valor su cultura y su pasado. Ya de imitar, en lugar de fotos y poses, imitemos acciones y contenidos.

El Astrolabio ( ABC )