INDIBUJABLE

Forges ha muerto y hay que reconocer que tenía su humor. Pero no se reía de todo. No. De Alá, poquito. A Aznar sí lo podía travestir en Virgen del Pilar sin problema; y no le importaba tomar partido entre Israel y los que quieren su destrucción; en favor de éstos alguna vez.

Pero a Alá no lo dibujaba; ni para atrás. Consideraba, sí, que los islamistas “viven en 1437 o 1438, aproximadamente” y, sagerao, que el IVA cultural es como el Isis que destruye estatuas y templos; y hasta una vez admiró la viñeta de un iraquí, cuyo nombre no recordaba, en que un yihadista senior envuelto en explosivos aleccionaba a sus pupilos junior: “Chavales, fijaos bien en cómo se hace porque no pienso repetirlo, ¿eh?”.

Coincido con él sin haberla visto: gran viñeta. Como alguna del propio Forges. Pero se ha ido sin dibujar al indibujable. Ni a su profetilla. Gensanta.

Tadeu ( El Mundo )