INERMES ANTE EL VIRUS DEL FANATISMO SOCIALCOMUNISTA

La vertiginosa propagación a escala mundial del virus Covid-19 ha llevado a los Gobiernos de los países con un número importante de afectados a adoptar medidas enérgicas de alerta y prevención. La excepción es el Gobierno de Pedro Sánchez, que sólo ahora parece darse cuenta de que el coronavirus puede causar estragos en la economía y en el sistema sanitario de la Nación.

En un ejercicio de oportunismo, insensatez y fanatismo ideológico escalofriante, el Ejecutivo social-comunista permitió que el domingo se celebrasen concentraciones masivas en distintas ciudades del país, poniendo el interés de la extrema izquierda feminista muy por encima del de la ciudadanía.

Pasados ya esos aquelarres que han vuelto a poner de manifiesto que las mujeres no son más que una excusa para hacer avanzar una agencia profundamente liberticida, ahora el Gobierno sí habla de planes de choque, en los que llevaría trabajando desde hace tiempo. Se necesita tener poca vergüenza y un desprecio poco menos que criminoso por la salud e incluso la vida de decenas de miles de personas.

La calidad política y humana de Sánchez queda aún más en entredicho si atendemos a su comportamiento cuando era líder de la oposición y el Gobierno de Mariano Rajoy decidió traer a España a un religioso que había contraído el ébola mientras se jugaba literalmente la vida atendiendo a los más desfavorecidos en África.

Entonces, el capo socialista acusó al PP de todo lo imaginable: de imponer un cerrojazo informativo, de escandalosa incompetencia, de precipitar una crisis que podría desembocar en una formidable tragedia… Y, claro, él y los suyos pedían dimisiones en cuanto se les ponía un micro por delante.

Hoy, con más de mil contagiados y dos decenas de muertos por el coronavirus, Sánchez y la infame izquierda mediática comedimiento y prudencia, no paran de llamar a la calma y de pedir a la gente –hasta o principalmente en inglés, lengua común de todos los españoles– que se lave mucho las manos.

Ellos también se las lavan, pero como auténticos pilatos del escaqueo y con el agua sucia del oportunismo más rastrero. Por no hablar de los indeseables que, desde el brazo mediático del Ejecutivo, están empezando a poner el foco en Gobiernos autonómicos de derechas como el de Madrid: «Ayuso duplica los casos por coronavirus», han llegado a escribir, con singular vileza goebbelsiana. Vayan preparándose para un nuevo despliegue de agitprop desestabilizador por parte de la izquierda más repulsiva y liberticida…

Libertad Digital

viñeta de Linda Galmor