INOPORTUNIDAD COMO ESTRATEGIA

A nadie se le ocurriría en mitad de un terremoto ponerse a echar pestes contra el responsable de urbanismo, que es exactamente lo que acaba de hacer Pedro Sánchez. A menos de tres semanas de que conozcamos cómo se va a afrontar sobre el terreno uno de los retos más serios con los que se ha topado nuestra democracia, lo último que necesita el Gobierno es que el líder de la oposición ande repartiendo una cal y otra de arena.

Apoyar al Ejecutivo echándole la culpa al PP de haber llegado a esta situación es apoyar más bien poco, y lo único que refleja es que la pulsión de Sánchez por marcar distancias con Rajoy pasa por encima de todo.

Ely del Valle ( La Razón )

viñeta de Linda Galmor