INTOLERABLE DESAFÍO DE ALFONSO ALONSO

El desafío que el presidente del PP vasco ha planteado a la dirección nacional del partido es intolerable. Porque la irresponsable actitud de Alfonso Alonso en el marco de la negociación de un acuerdo entre PP y Cs para formar un bloque constitucionalista más fuerte ante las inminentes elecciones autonómicas sume al partido en una grave crisis.

Tiene Alonso, que ya había sido anunciado como cabeza de cartel, derecho a intentar defender la estrategia que considere más beneficiosa. Pero lo que ha hecho dista mucho de la responsabilidad que conlleva su cargo.

Es inadmisible que se limitara a hacer público su malestar con un pacto que aún era preliminar y que se negara a acudir al encuentro con la cúpula del partido en la que se discutían justamente los términos de la alianza, máxime porque los populares sellaron con Cs un acuerdo final que, como hoy publicamos, recoge la mayoría de las pretensiones del PP vasco.

Se verá en las urnas cuánto ha erosionado lo ocurrido la imagen de un partido que en Euskadi ya pasa por sus horas más bajas; errores de este calado pueden tener consecuencias desastrosas.

Este lamentable episodio deja la certeza de que el liderazgo de Alonso está en entredicho. La división es tal que ya son varias las voces del PP vasco que ensalzan las virtudes del pacto con Cs y critican abiertamente la actitud de su líder, que debe reflexionar;está obligado a anteponer a sus intereses los de su partido.

El Mundo