Un Ejército sin capacidad de modernizarse y actualizar su armamento es un Ejército obsoleto, si no inservible. En los últimos dos meses, el Gobierno ha desbloqueado 4.395 millones de euros para realizar inversiones en la industria militar a través de Airbus para adquirir una veintena de aviones de combate, modernizar helicópteros Tigre, y transformar aviones de transporte, entre otros proyectos.

La decisión es un acierto y se basa en la llamada ‘realpolitik’, por encima de los eternos condicionamientos ideológicos propios de la izquierda y de su clásico pacifismo de salón.

El PSOE, y con él Podemos, no solo reafirman la línea de inversiones emprendida durante el Gobierno de Mariano Rajoy, sino que activan nuevos proyectos necesarios para el Ejército y útiles para España.

Poner en valor a nuestras Fuerzas Armadas con motivo de la Pascua Militar y situarlas en el preciso nivel presupuestario y de preparación que exige la defensa de nuestro país es una obligación de todo.

ABC