IR A MISA

Aunque el Estado sea aconfesional, la sociedad, los ciudadanos no tienen por qué serlo. Es más, en España cerca del 70 por ciento de la ciudadanía se declaran católicos.

No entiendo por tanto esa manía de perseguir o afear las creencias religiosas de la inmensa mayoría de la población. La libertad religiosa es la clave de bóveda de todo el sistema de libertades.

Aquí respetamos más a las minorías que a la mayoría, que es una forma de pervertir las cualidades esenciales de una democracia. Isabel Díaz Ayuso, la presidenta de Madrid, había anunciado que el domingo acudiría a la catedral de la Almudena para asistir a una misa por las víctimas de esta crisis.

Por ello tendría que abandonar la conferencia dominical de presidentes. Lo había anunciado y solicitado el día anterior.

La fábrica de bulos de la izquierda, el agitprop que le es tan querido desde hace años, se ensañó con la política madrileña. Erraron de nuevo el tiro.

La misa a la que cada domingo en España asisten millones de personas también se celebra por ellos, para redimir a los factores de bulos.

No sabemos rezar y se nos nota.

El Astrolabio ( ABC )