JUGAR CON FUEGO

Por si quedaban dudas acerca de la factura que Sánchez paga y pagará por el apoyo de los golpistas a su moción de censura, ahí tienen a la administradora de RTVE anunciando cuatro veces más tiempo de emisión en catalán; a Celaá, la portavoz que de paso lleva Educación, asegurando que no se debe enseñar español en los colegios catalanes -pobres niños- y a Iceta anticipando nuevos privilegios económicos, mientras se perpetran injusticias en Extremadura o en Canarias. Salta a la vista que Sánchez y Torra tienen algo en común: a los dos les estorba la Constitución.

Ya lo demostraron el día que el Consejo de Ministros se reunió en Barcelona. Ni una sola mención a la Carta Magna que ampara la vida democrática de nuestro país.

Ellos, ambos, prefieren el desorden jurídico que padecemos. Ahora bien, recuerden esto: después de que le aprueben el presupuesto, Sánchez -si tiene oportunidad, y la tendrá- aplicará el 155 con todo rigor y se presentará a las elecciones como el gran paladín de la unidad de España. Hasta entonces, seguirá jugando con fuego.

El Astrolabio (ABC )