JUICIO DEL » PROCÉS «: LA HORA DE LA VERDAD JUDICIAL

Si el inicio del anterior curso judicial ya estuvo marcado por la causa del «procés», con la negativa de la ministra de Justicia a defender al juez Llarena en Bélgica ante la demanda espuria de Puigdemont y la posterior destitución del abogado del Estado partidario de acusar por rebelión, el que se inaugura el próximo 9 de septiembre vuelve a tener como protagonista el órdago secesionista del 1-O.

La sombra de la sentencia contra los doce líderes independentistas, que se espera para la primera quincena de octubre, sobrevuela una Diada que, alentada por la ANC y Òmnium Cultural —las dos organizaciones con exlíderes están en prisión—, pretende convertir la manifestación del 11 de septiembre en un aquelarre contra el Estado de Derecho.

Antes incluso de que los tribunales se hayan pronunciado sobre lo que la Fiscalía calificó de «golpe de Estado a la democracia».

La realidad es que hoy las luchas internas en las propias formaciones independentistas han desinflado la unidad soberanista, y los actuales dirigentes de la Generalitat parecen descartar cualquier reacción al Tribunal Supremo que implique la convocatoria de unas nuevas elecciones autonómicas.

Nati Villanueva ( ABC )