JUNQUERAS RESPONDE A LOS MENSAJES DE PUIGDEMONT: » 90 NOCHES EN ESTREMERA»

El ex vicepresidente del Govern lleva 90 días en la prisión de Estremera, mientras que el ex presidente de la ANC Jordi Sànchez y el presidente de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, permanecen en la cárcel de Soto del Real desde el pasado 16 de octubre.

El Tribunal Supremo dejó en la cárcel a Junqueras por no haber renunciado a la vía unilateral y por el riesgo de que reincidiese en los delitos de rebelión, sedición y malversación.

El mensaje de Junqueras se produce en momentos de profunda división entre ERC y Junts per Catalunya, el partido de Carles Puigdemont. En los textos que envió el ex president al ex consejero de Salud de la Generalitat, Toni Comín, Puigdemont reconoce que el procès se ha acabado. «Los nuestros nos han sacrificado. Al menos a mí. Vosotros seréis consejeros, pero yo ya estoy sacrificado», escribió el candidato de Junts per Catalunya.

«Volvemos a vivir los últimos días de la Cataluña republicana. El plan de Moncloa triunfa», reconocía Puigdemont, antes de admitir que «el ridículo es histórico» y anunciar a Comín que dedicará su vida a «poner en orden estos dos años [en los que ha sido president] y a proteger su reputación». «Me han hecho mucho daño con calumnias, rumores, mentiras que he aguantado por un objetivo común. Esto ahora ha caducado y me tocará dedicar mi vida a la defensa propia», abundaba el ex president huido de la Justicia, apuntando que sus días en la primera línea política se agotan.

Ante la difícil situación que vive la causa nacionalista, el presidente del Parlament, Roger Torrent, no ha dado por muerto el procés y ha salido en defensa de Puigdemont en el programa de RAC1. Torrent ha insistido que «sólo se hará un debate de investidura si hay todas las garantías para Puigdemont y si esta investidura es efectiva», después de posponer el pleno que se tenía que celebrar el martes.

Sobre el aplazamiento del pleno, ha reconocido que la decisión fue suya y que intentó trasladársela a Puigdemont aunque no lo logró, pero ha aseverado que la relación entre ambos es «muy buena y muy fluida».

Torrent ha alegado que el movimiento independentista continúa creciendo y que no retrocederá ni un milímetro en la defensa de los derechos políticos de los diputados, como es el caso de Puigdemont. «No será la última vez que oiremos decir que [el proceso soberanista] está muerto y veremos que no sólo no está muerto sino que está más vivo que nunca», ha apostillado.

Por otra parte, Junqueras, Sànchez y Cuixart recurrirán a la ayuda del abogado británico Ben Emmerson, que se encargó del caso Litvinenko, con el fin de «internacionalizar» la causa de los presos soberanistas.

Hoy se presentará en Londres esta nueva iniciativa de las defensas de Junqueras, Sànchez y Cuixart, en una rueda de prensa con la presencia de Emmerson, abogado especializado en causas de derechos humanos y derecho internacional, según ha informado Òmnium en un comunicado.

Emmerson fue abogado de Marina Litvinenko, esposa del exagente del KGB Alexander Litvinenko, que murió envenenado en 2006 en su exilio británico, y también se encargó del caso de Moazzam Begg, ciudadano británico que estuvo preso en Guantánamo.

El Mundo

viñeta de Linda Galmor