Hace dos años justos, y cuando todavía estaba en vigor el 155 que aplicó el Gobierno para reconducir el «Proces» independentista, escribí un articulo con el titulo que hoy pongo encabezando estas líneas, porque creo que seguimos donde estábamos y que ni el Gobierno Rajoy ni los Gobiernos del señor Sánchez hicieron caso a lo que, visto lo visto, era fundamental: acabar con la apología del independentismo, ya que si se permite que, incluso los condenados, añado hoy, se mantengan en sus trece y sigan reclamando una independencia imposible el «problema catalán» no tendrá solución.

Dije entonces que para acabar con la apología del independentismo solo había que retocar algunos artículos del Código Penal o añadir uno nuevo muy simple. Por ejemplo, donde el Código Penal actualmente vigente habla de «Apología del terrorismo» habría que poner «Apología del independentismo», porque con la Constitución y el Código Penal vigente se puede castigar el independentismo si se plantea en el Parlament o si el Gobierno catalán actúa oficialmente a favor de una Declaración de Independencia y la Proclamación de un Estat Catalá, pero no es delito opinar o hacer propaganda publica a través de los medios de prensa de independencia… y decía entonces «y mientras esto siga así los independentistas tendrán el camino abierto, para antes o después, conseguir sus objetivos».

Por tanto, y lo digo hoy no hay más remedio que cambiar el Código Penal y establecer como delito, con sus penas correspondientes la Apología y el endurecimiento de la Independencia en lugares públicos )(declaraciones, mítines, radio y televisión, cátedra, aulas, redes sociales, púlpitos, Twitter y etc.) y no en lugares privados.

Estoy seguro, y lo mantengo, que si se castiga con cárcel incluida la apología del independentismo seguramente se acabaría con el problema.

Señores, quien avisa no es traidor y si se quiere evitar o frenar el «otoño caliente» que se avecina hay que prevenir, porque la Agenda de los independentistas es un verdadero Asalto contra el Estado y ahora sí podría ser el definitivo.

«Si vis pacem, para bellum»… y «bellum» serán este año el 11 de septiembre, el 1 y el 6 de octubre y el día de las elecciones. Estoy de acuerdo con mi Don Miguel: «España no puede morir así».

Julio Merino ( El Correo de España )

viñeta de Linda Galmor