LA CALLE

Al final, como dijo Mairena, los eventos acontecen en la rúa. Las mismas calles de las millonarias Diadas o el referéndum del 1-0 y que se llenaron en la masiva manifestación del 8 de octubre de 2017 en favor de la unidad de España (única manifestación constitucionalista y no partidista de calado en Barcelona en décadas).

El espacio común, cuando se convierte en el escenario de lucha por el poder, interno y externo, suele certificar el final de la convivencia. Rufián expulsado por los suyos de la calle por moderado; Álvarez de Toledo, aguantando escupitajos de odio en una plaza por defender principios de equidad: es síntoma muy preocupante pero la calle aún lo aguanta todo.

Y hasta las hogueras acaban consumiéndose. La batalla por la convivencia ha de darse en las urnas (y no por teléfono): no parece que en Cataluña pinte bien la cosa.

Tadeu ( El Mundo )

viñeta de Linda Galmor