LA CARTA DE UN MILITAR DE 45 AÑOS

Este año 2018, he cumplido 45 años, y por haberlos cumplido mi vida ha cambiado por completo.

Soy un RED* militar español, el cual después de 20 años de servicio, sacrificando juventud, familia…., el Gobierno de mi país decide que ya no valgo para ellos, y me echan con 618€, los cuales no me servirían ni para mi jubilación (con la contradicción que si, hubiera un conflicto armado, si serviría para ellos, lo cual no entiendo).

Ese día para mí fue uno de los más tristes de mi vida, en vez de poder hacer una celebración con la familia, la vida se me rompió en pedazos, casi ni podía mirarlos a la cara, sólo por echo de haber cumplido 45, después de haberlo dado todo y más por mi país, y haber dejado a mi familia muchas veces en segundo plano por ello, me perdí el embarazo de mi mujer, los primeros pasos de mi hija, muchos de sus cumpleaños…., pero me iba con la satisfacción y orgullo ya que ellos mismos nos decían, cuidarse ustedes mutuamente, que ellos cuidarían de la familia… ¿y ahora quién los cuida?

No me arrepiento de nada, ya que lo mío es por vocación y amor, a este país que tanto abandero.

En mis espaldas dejo muchas misiones, entre otras Afganistán (3 veces), Haití, Líbano y Bosnia, recogida de chapapote, vigilancia en vías por los atentados… dos medallas al Mérito, dos menciones honoríficas, la Cruz de la constancia y el valor reconocido en combate en Afganistán.

Muchos cursos también, fuera de casa los cuales nos prometieron que estos se podrían convalidar para la vida civil (MENTIRA), cursos que se suponía, que nos podrían ayudar para nuestro curriculum, el cual ahora mismo se encuentra en blanco para la vida civil, pero muy grande para la vida militar, ya que no nos convalidan nada.

Me siento vacío, inútil, no se por donde encauzar mi futuro, porque lo que más gustaba me lo arrebataron al cumplir los 45, para mi hija era un héroe, hablaba de mí con orgullo y satisfacción, y se me cae el mundo cada vez que me pregunta que porque no voy a trabajar, algo que no sé como explicarle aún.

Envidia sana tengo de nuestros compañeros europeos e internacionales, como cuidan de sus soldados y sus familias hasta su jubilación, no como nuestro gobierno que no cuida de los nuestros desde filipinas abandonando a sus soldados».

Firmado: Sixto Santana ( ABC )