Siempre me pregunto: ¿Qué pensarán los convencidos demócratas, los ilusos convencidos de la existencia de un mundo sin “el mal organizado” y seguideros del título de la película “To er mundo e güeno”, cuando vean  “degollar”  a sangre fría,  cortando cuellos a los cristianos por no seguir a Mahoma?  Esperen unos días y verán el “paraíso talibán» de Afganistán.

El terror que reflejan los  ojos y las súplicas de  cuantos,  allí, fueron intérpretes de los ejércitos occidentales pidiendo ser sacados del país, –pues saben bien que serán  degollados–, ¿abrirán los suyos a los iluminados apóstoles del “dialogo amoroso”, “pacífico” y “democrático”?

¡Pobre Cristiandad, desvirilizada por unos políticos, — en su absoluta mayoría despreciables “eunucoides”—gobernantes en los USA,  en las naciones que integran la UE y especialmente en  España –con su brillante “feminismo ultra” de analfabetas! ¿Se imaginan nuestro futuro, al depender de verdaderos peleles, incapaces de liquidar a esa minoría decidida y fanatizada,  que repetirán  en Afganistán, lo ocurrido en Vietnam tras la traición de Occidente?

(Personalmente –mi memoria sigue siendo buena—sigo considerando imperdonable y miserable, el proceder de un  triste Papa que acogió muy afectuosamente a los monjes seguidores de Buda y colaboradores del Vietcon, y se negó a recibir a los hermanos Cao Ki –que eran católicos—cuando acudieron a Roma a pedir ayuda en su lucha contra los comunistas vietnamitas.

La fe en Vietnam, venía desde tiempos de San Francisco Javier, que predicó allí…)  Cuando se ha vivido la Historia, –y se tiene un mínimo de inteligencia–, es muy difícil tener las tragaderas de los líderes de hoy.

Creo importante dejar constancia de estas realidades para cuando vengan generaciones con más “suerte” que las últimas y tengan profesores “preparados adecuadamente y fieles a la Verdad”, como la tuvimos los de mi generación o  al menos yo.

Invito a mis lectores a que, venciendo repugnancias,  se imaginen en esta España nuestra, dentro de unos años –menos de los que creen—a los mahometanos invitados por ese gran cretino que lo puede hacer, a regresar al suelo del que nuestros antepasados los echaron a estocadas, facilitándoles así, el “pasarlo pipa” degollando españolitos… (Por supuesto los pobres que no podrán tomar un “falcón” para huir de la quema)

Son  especialistas y lo hacen como nadie. Hace unos años, un religioso de Oriente Medio, contaba en la televisión con la mayor naturalidad del mundo, como “un empleado musulmán —de su iglesia– le decía: “¡Padre no se preocupe, ‘cuando yo le degüelle’ no le haré sufrir!”  (No invento nada, si investigan, encontrarán el documento gráfico correspondiente).

Mi consejo es muy lógico: Procuren hacerse amigos entre los moros para que alguno les “consuele” por anticipado,  como lo hizo el morito al buen religioso oriental.

Por si algún lector duda de la posibilidad de mi anuncio, que no tardará en ser realidad, les comento un “correo”  recibido  ayer. La información se resume fácilmente:

“Cuando hablo de  ‘invasión silenciosa’ –la que ya tenemos en España—algunas personas me preguntan  ¿qué es eso?, y mi respuesta es esta:

El alcalde de Londres  musulmán; el alcalde de Birmingham,  musulmán; el alcalde de Leeds,  musulmán; el alcalde de Blackburn,  musulmán; El alcalde de Sheffield, musulmán; el alcalde de Oxford,  musulmán; el alcalde de Lawton, musulmán; el  alcalde de Oldam, musulmán: el alcalde de los Rokdal, musulmán.”

Pero lo más “trágico” y “fundamental” de lo que cuenta es esto:

Todo esto lo han  logrado solo 4 millones de musulmanes  frente a los sesenta y seis millones de habitantes de Inglaterra.

Y se entenderá todo mucho mejor si completan su información: Hoy,  en Inglaterra,  hay ya más de 3.000 mezquitas,  más de 130 cortes de sharia y más de 50 consejos musulmanes de sharia. Que  el 78% de las mujeres musulmanas no trabajan (y el Reino Unido les da vivienda gratuita); que el 63% de los hombres musulmanes  tampoco trabajan, (y reciben igualmente, vivienda gratuita) y que son familias con seis y ocho hijos… La respuesta de Occidente es esta: asesinar niños en el seno de su madre… y “por millones” anualmente…

No duden de ver

Y para colmo de la estupidez occidental y demostrando su atracción por el “suicidio colectivo”,  en todas las escuelas en el Reino Unido deben enseñar el Islam.

La gran alegría de la Sinagoga de Satanás se la daremos los españoles que pronto superaremos a los británicos en idiotez. De conseguirlo se encargará Pedro Sánchez y sus féminas,  de seguir los españoles en la actitud cretina de no darle importancia a nada que pueda perturbar sus buenas digestiones.

¡No lo duden!, Europa en pocos años será EURABIA… Procedan en consecuencia, Yo, ya no lo veré.

Gil dela Pisa ( El Correo de España )