LA DECISIÓN DE ADOPTAR UN PENSAMIENTO RADICAL

La palabra “radical”, que viene de “raíz”, asusta a los miedosos que temen enfrentarse directamente al Sistema, pero es importante comprender que en el terreno cosmovisional no caben la tibieza ni el miedo ni la cobardía.

No se puede ser “anti-sistema” sin nombrar los temas delicados, sin enfrentarse a temas que sean realmente duros para el Sistema, como si así se pudiera convencer mejor a la gente. Por eso es necesario hablar no solo de política sino de metapolítica, de identidad, de geopolítica, de etnopolitica, de soberanía nacional y popular, pero los “alternativos miedosos” lo hacen siempre con sumo cuidado de no chocar con lo políticamente incorrecto de verdad.

Lo esencial a entender es esto: El que sabiendo la verdad, no se atreve a decirla por táctica, se hace cómplice de los mentirosos y de los falsarios. Pero, ¿cuáles son esas verdades incómodas para el Sistema, que pocos se atreven a nombrar?

Los temas esenciales son estos:

– La invasión inmigratoria es un tremendo desastre, por eso hay que combatirla de todas las formas posibles. La solución al desastre de los países del “Tercer Mundo” no está en nuestra invasión sino en solucionar sus problemas en origen, en sus países.

– Frente a la identidad distorsionada por el intercambio y por el cambio de población, hay que apoyar la familia y la demografía con hijos del pueblo de raíz popular, nada de recambio de población.

– No es progreso sino involución toda la propaganda antinatural del sexo=género. El sistema ataca a la familia natural y tradicional, critica tener hijos, y apoya en cambio las sexualidades extrañas y extravagantes, y todo tipo de ‘uniones’ no familiares.

– El arte basura contemporáneo es un enemigo absoluto, no es un tema secundario. El Arte comunitario es esencial para elevar al pueblo, en lugar de degradarlo.

– Capitalismo y mundialismo, globalización y demagogia, endeudamiento… todo eso es el enemigo esencial. Frente al capitalismo global y sus crisis, la alternativa es un socialismo comunitario, con una política económica vigilada y controlada por el Estado pero compatible con la iniciativa privada y la generación de riqueza, no solo el reparto de riqueza sin generarla.

– La Unión Europea no es Europa sino un instrumento capitalista y mundialista contra Europa. Ni chauvinismos nacionales ni mundialismo disfrazado de UE. Europa es nuestra Patria.

– La dictadura de eso que llaman “Derechos Humanos” es una trampa si no hay a la vez Deberes Humanos.

– La censura de internet cada día es mayor, no solo la “policía política” sino los propios medios de internet eliminan todo lo no correcto para el Sistema. Hay cada vez más ejemplos tremendos de esa censura. Esto muestra claramente el carácter dictatorial de lo que nos venden como “democracia”.

Estos son algunos de los temas esenciales en los que no caben cesiones ni concesiones. Quien evita estos temas o los retoca por miedo a enfrentarse al Sistema, no ofrece ninguna alternativa sino todo lo más un populismo reformista.

Eduardo Nuñez ( El Correo de España )