Nos han querido engañar todo este tiempo cuando condenaban los actos criminales de ETA, pero en el fondo, la izquierda y el separatismo en su casi totalidad han simpatizado siempre con el terrorismo o se han limitado a encogerse de hombros, solo que, por su falso pacifismo, se veían obligados a condenar sus terribles acciones para aparentar estar en contra de la violencia.

Tengo innumerables testimonios y experiencias personales que certifican lo que denuncio, amén de la abundante literatura existente sobre este tema, pero me limitaré a exponer una pequeña muestra que afecta al PSOE, porque del PCE y sus diversas firmas ya ni hablemos, como ejemplo: el comportamiento de la ahora hiper constitucionalista Rosa Diez, cuando en 1994 era Consejera de Comercio y Turismo  las Vascongadas, arremetió con una demanda contra Mingote ante una viñeta publicada en ABC  en la que el humorista reflejaba el ambiente terrorista en esa región;  unas declaraciones en noviembre de 2000 en La Vanguardia, de un individuo poco o nada ejemplar, como lo es el cantautor Joaquín Sabina, pero que sin embargo posee una virtud, que es un tipo sincero, y en esa sinceridad que le caracteriza manifestó «…

Y lo dice alguien que cree que la izquierda de mí generación, ya es hora que pida perdón por haber apoyado a ETA durante bastantes años…»;  como lo fue el hecho vivido por Girauta y Domínguez en la sede del PSC de Barcelona, cuando tras conocerse el asesinato del Comandante Ynestrillas los allí reunidos lo celebraron con vítores y aplausos. O la hipocresia que señalé en el artículo anterior, cuando ETA-pm se integró en EE y posteriormente en el PSE, sin condenar ni colaborar en el esclarecimiento de los atentados que cometieron durante el franquismo y los primeros años de su democracia.

Por cierto, ETA-pm, entiéndase EE y PSE, para su reciclaje democrático, utilizó un argumento, más hipócrita que el de sus hermanos gemelos de ETA-m, alegando que abandonaban las armas por qué ya se había logrado establecer un sistema democrático (ven, nuevo vínculo ETA-democracia) y por lo tanto la «lucha armada» (o sea, el terror), ya no era procedente…hay que ser miserables para hacer tales afirmaciones, entiendo entonces que todos los miembros de las FCS, FCSE, FFAA y civiles víctimas de ETA, si los asesinaban en la época de Franco y en la primera etapa de la transición, eran víctimas justificadas, pero una vez establecida su democracia, ya no se debía asesinar, por ejemplo, si mi familiar militar que prestó sus servicios tanto en la época de Franco como en la democracia, si lo hubieran asesinado con Franco y los primeros años de la transición bien asesinado estaría, pero si lo acribillaban en la consolidada democracia, ya era un atentado repudiable… VÁYANSE A LA MIERDA!!! HIPÓCRITAS!!! pueden ver de nuevo la hipocresía de los rojos y su maldita democracia…

Ya ni que hablar del nacionalismo sepa-rata catalán, otros farsantes, que fingían indignación ante los atentados de ETA cometidos en Cataluña (los del resto de España les importaban un pimiento), pero a la mínima de cambio, se reunían con los criminales en Perpignan, y a día de hoy se licuan y se dan codazos por fotografiarse con el terrorista Otegui en las calles de esa región.

Todos ellos son culpables de simpatizar a escondidas con la ETA, GRAPO, TLL, CAA, etc, a fin de cuentas son hermanos de ideologías similares y casi todos ellos levantan el puño como lo hacen los terroristas, simplemente se veían obligados a condenar el terrorismo por aparentar pacifismo y moderación, pero en el fondo congeniaban con ellos. Se creían los muy estúpidos que su maquiavélica propaganda nos engañaría.

Todos estos «demócratas» se alegraban cuando se asesinaba un uniformado y personas que pertenecían al Movimiento Nacional o su entorno, la cosa cambió cuando ETA cambió de estrategia y comenzó a asesinar políticos, para así forzar negociaciones, sabiendo que los políticos no están dispuestos a sacrificar su vida por España, y les salió medianamente bien, como muestra, ahí vemos el apoyo actual de HB-Bildu al PSOE, y el poder que ostentan los primeros en las provincias Vascongadas y Navarra.

A fin de cuentas, el terrorismo de ETA siempre lo ha tenido todo de cara en esta su democracia, nunca hubo voluntad de acabar con ellos ni con los gobiernos de los rojos del PSOE, ni con los bobos de baba del PP.

Arriba España, patriotas!

Carlota Sales ( El Correo de España )