LA DISPUTA POR LA PRESIDENCIA

Para ser presidente de la Generalitat de Cataluña, el primer requisito necesario es el de ser diputado efectivo en plenitud de derechos, lo que únicamente se alcanza cuando se hayan cumplido los requisitos que expone el artículo 23 del Reglamento vigente del Parlamento catalán. Por eso, Carles Puigdemont y Oriol Junqueras, en estos momentos, no pueden ser ninguno de los dos candidatos a la Presidencia de la Generalitat si no cumplen previamente las condiciones que establece el citado artículo.

Así las cosas, este problema se presenta más complicado para el primero, por no decir imposible, porque estos requisitos, como vamos a ver, no se pueden cumplir estando fuera de España -y si volviera, sería detenido inmediatamente-. Además, aquí no valen ni vías telemáticas, ni delegaciones o suplencias. En lo que se refiere a Junqueras, lo tiene algo menos difícil. Aunque se halla en la provincia de Madrid, en prisión provisional en la cárcel de Estremera, el juez Llanera, en un reciente auto, le ha negado el traslado a una cárcel de Cataluña y tampoco le permite salir para asistir a los debates y a las votaciones del Pleno del Parlamento de Cataluña, a no ser que delegue su voto en otro diputado según las directrices que marque la Mesa del Parlamento de Cataluña.

Pero, al menos, el juez ha decidido que por el Parlamento de Cataluña “se habiliten los instrumentos precisos para que D. Oriol Junqueras i Vives, así como los investigados D. Jordi Sánchez Picanyol y D. Joaquím Forn i Chiarello, puedan acceder a su condición de parlamentarios, en los términos exigidos en el artículo 23 del Reglamento del Parlamento, pese a la situación de prisión provisional, comunicada y sin fianza, en la que actualmente se encuentran”.

Jorge de Esteban ( El Mundo )