Distintos organismos y analistas económicos están desmontando la previsión del Gobierno, muy sobredimensionada desde el principio, de que España crecerá un 9,8 por ciento del PIB en este año 2021.

Tanto la tercera ola de la pandemia como las crecientes restricciones a la actividad y la movilidad de los ciudadanos han dado al traste con las cifras del Gobierno cuando ni siquiera ha transcurrido un mes desde la aprobación de los Presupuestos.

Es lo que tiene engañarse haciendo trampas al solitario y cuadrar lo que la tozuda realidad niega que pueda cuadrarse.

La economía está estancada, y como mucho habrá crecido a final de año al 5,5 por ciento, una cifra que casi reduce a la mitad la calculada por el Gobierno con una injustificada euforia.

Ni en el último trimestre de 2020 hemos crecido lo que sostenía el Gobierno, ni el primero de 2021 lo haremos más allá del 0,1… si llega.

A partir de ahí, los Presupuestos son papel mojado antes siquiera de que puedan empezar a aplicarse.

ABC

viñeta de Linda Galmor