Ahora resulta que el Pegasus ese era una especie de “biscuter” que tenían aparcado en el trastero de la Moncloa o en la Tia de Mortadelo y Filemon y a la pobre jefa que pasaba por allí la han destituido “e tuti contenti”.
Pedrolo…¡eres mu tonto! ¡Además de todo lo demás!
Y los secretos de Estado se han convertido en cotilleos de comadres menopaúsicas con narices de loro o nuez pescuecera que como no tienen otra faena…
Y los malos se enteran de todo y cuentan los “secretos de Estado”….
¡Pero que coño secretos! Si hasta el Echenique, el del motocarro, lo va contando….¡pa que cojones va a molestarse el mohamito en suscribirse al programa ese que debe de costar una pasta.
¡Hay Pedro…¡un día te vas a caer de espaldas y te vas a romper la polla…
Agustin Muro