LA ESTAMPIDA DEL ELEFANTE

Gobierno o bloqueo y hubo bloqueo y derrota de Pedro Sánchez. Sabido es que este político se crece en el castigo, pero ayer perdió el primer combate. «Su soberbia le está matando», le dijo Ana Oramas de Coalición Canaria. Vuelve la soberbia del viejo PSOE según los veteranos de IU.

«Nos ha llamado inútiles» se quejó Laura Borrás. «Ha crecido ante la humillación un nuevo Pablo Iglesias, el gran animal político. Al PSOE lo sacas del guión de Iván Redondo y vuelve a las andadas», comenta un dirigente de Podemos.

Muchos diputados se han sentido despreciados con la falsa majeza y chulería de un político sin votos suficientes que les exigía la abstención después de insultarlos. Puso a caldo a los de la cancurdia y a los izquierdosos y le han respondido acusándolo de mentiroso y negligente.

En la segunda sesión del debate de investidura con ERC, PNV, Junts x Cat, Bildu, Compromís, Coalición Canaria UPN y PRC se notó la desbandada y quedó claro que el elefante del lazo amarillo sigue amenazando no sólo en la calle sino en las instituciones.

Durante la sesión de investidura sonó todo el tiempo su trompa, a pesar de que Pedro Sánchez habló al principio como si no lo viera. Tanto ERC como los posconvergentes en vibrantes intervenciones, informaron que el elefante ya es manada en vísperas de la sentencia al procés.

La política ya no es sólo la lucha por el poder, como probó el libro No mirar a un elefante, sino la lucha por la fábula y la de los separatistas ha logrado que los españoles no dejen de pensar en que el elefante configura gobiernos.

Laura Borrás consideró en su discurso que Pedro Sánchez ha protagonizado una oda al bloqueo y ahora pide a la cámara que no bloqueen la investidura. «¿Por qué deberíamos votarle? -se preguntaba-.

Si con usted ha incrementado la represión». Los diputados separatistas proclamaron ante toda la nación que la unidad de España ha dejado ser un proyecto legítimo en el momento que en su nombre han atropellado los derechos humanos. Gabriel Rufián en un ingenioso discurso recordó a Pedro Sánchez que ha llegado a la investidura sin números: «¿Qué hace pidiendo la abstención a las derechas y olvidándose de nosotros?

¿Merecemos que los hijos de Aznar y de don Pelayo pasen por encima de nosotros?». Retrataron a Pedro Sánchez como un tipo que juega a la ruleta rusa dando una segunda oportunidad a CasadoRivera y Abascal.

Tan crecidos están los separatistas que esperan, hablando de mesas de diálogo y de solución política, que Pedro Sánchez sea elegido un jueves-milagro para acelerar la estampida del elefante.

Raúl del Pozo ( El Mundo )

viñeta de Linda Galmor