La política antiterrorista del Gobierno acaba de recibir una severa reprimenda por parte del Parlamento Europeo, que tras enviar una delegación para indagar sobre los asesinatos etarras aún no resueltos judicialmente (más de 370) y evaluar la respuesta de España al terrorismo tras el ‘cese de la actividad armada’ de ETA, ha elaborado un informe en el que recomienda que todos los crímenes de ETA sean considerados de ‘lesa humanidad’ y por lo tanto imprescriptibles y no amnistiables.

Asimismo, pide que para acceder a beneficios penitenciarios, los etarras colaboren en la resolución de los asesinatos aún sin autor y que no solo se persiga a los autores materiales sino también a los ‘intelectuales’, además de urgir a la criminalización de ese espanto moral llamado ‘ongi etorri’.

Es decir, Europa pide exactamente lo contrario que hacen Sánchez y Marlaska, entregados a la componenda y al blanqueamiento de los herederos políticos de la banda para que estos le ayuden a permanecer en La Moncloa.

ABC