LA EVOLUCIÓN DE LA DANZA

La danza ha acompañado a la humanidad desde la prehistoria. Comunicarse corporalmente con movimientos rítmicos, expresa sentimientos, estados de ánimo y ayuda a compartirlos en comunidad con una efectividad indiscutible. La evolución de la danza es fiel reflejo de la interpretación que la humanidad hace del mundo que le rodea relacionando el movimiento con las experiencias y los ciclos de la vida.

La danza ayuda a desarrollar los sentidos, la motricidad y la integración del cuerpo y el alma de las personas. Desde la antigüedad hasta hoy, se han producido grandes cambios de las actitudes hacia el cuerpo.