LA EXHUMACIÓN DE LA DEMOCRACIA

Estamos viviendo la exhumación de la Transición. Y siento la fatal percepción de que a ello, y como consecuencia inevitable, sucederá la exhumación de la democracia.

Ayer fue liquidada la idea más valiosa de la Transición.

Ayer se exhumó el momento histórico en que los españoles acordaron olvidar que nos hemos estado matando unos a otros (y más allá del 36, ¡desde el siglo XIX!), para tratar de caminar juntos en nombre del bien común, y no en nombre de la ideología de cada cual.

La idea central de reconciliación que significa la Transición no satisfizo en su momento a todos, y hubo voces discrepantes. Pero 40 años después muy pocos pueden negar su balance positivo.

Hasta que con Zapatero llegaron los guerracivilistas y volvió la división.

Y así ayer, jueves, 24 de octubre de 2019, ochenta años después del fin de la guerra civil, el gran acuerdo nacional que fue la Transición quedó sepultado. Fin. Se acabó. Volvemos al territorio de los vencedores y los vencidos.

Volvemos al lenguaje de la guerra.

El Brief