LA EXPRESIÓN DE UN PUEBLO

La segunda vuelta electoral de España, aunque formalmente no lo fuera, ha evidenciado los tres rasgos que caracterizan nuestro momento político.

El PSOE es la primera fuerza, pero no tiene la musculatura de la mayoría; el centro derecha debe tomarse muy en serio su recomposición en un solo partido o no huele poder en años; y, finalmente, no olvidemos la crisis de la democracia, víctima de desajustes y ataques contra el sistema desde el propio sistema: recuérdese el golpismo catalanista.
Todo eso volvió a quedar ayer reflejado en la expresión popular del pueblo español, cuya voluntad esperemos que se refleje en los pactos postelectorales.

En Europa, la sociedad experimenta un corrimiento hacia la derecha y el conservadurismo. También en España, a pesar de la fotografía que resulta de este domingo.

Pero en este país se impone que desde ahora mismo alguien trabaje, a pesar de las dificultades que se va a encontrar, por la refundación del centro derecha.

La debacle que a primera hora de la tarde se anunciaba no fue tanto, pero es bien palmario que la estabilidad política de España necesita de pocos partidos, pero fuertes.

El Astrolabio ( ABC )

viñeta de Linda Galmor