Pues bien, ahí está el primer desafío que tendrá ante sí el nuevo Gobierno que salga de las elecciones de hoy: acabar con los “chiringuitos” y “oeneges”. Hay que amputar urgentemente todos, o la mayoría, de los que han montado a lo largo de los años las Izquierdas (y tal vez también el PP) que arruinan la economía madrileña.

Cuando una herida no cicatriza y se gangrena ya no queda otra salida que el bisturí y la amputación. Sin miedos, sin pasteleos. Hay que empezar a desmontar las políticas que han ido implantando, con permiso, eso sí, de los cobardes del PP, que se han ido sucediendo hasta llegar al más cobarde de todos: don Pablo Casado.

¿Podrá actuar como verdadero cirujano de hierro la señora doña Isabel Ayuso? ¿Podrá doña Isabel arrancar de raíz las políticas de la Izquierda tanto en Educación como en Sanidad, como en Medios de Comunicación? Mucho me temo que no… salvo que tenga a su lado a doña Rocío Monasterio y a VOX. Al tiempo.

Julio Merino ( El correo de España )