LA GENERACIÓN DE LA BANALIDAD

Asistimos a una oleada de manifestaciones de incultura y decadencia que nos hace cuestionar seriamente si en la era de la información la gente es más inculta que nunca.

Me refiero a la ola iconoclasta de derribar estatuas e imágenes de grandes personajes, cuyas gestas han conformado el mundo de hoy: Colón, Fray Junípero, Isabel la Católica. Son conductas abiertamente antisociales, que evidencian que todo vale con tal de desestabilizar.

La televisión, que nació como herramienta y arma democratizadora, se ha vuelto contra la propia civilización y está logrando que en Occidente suframos a la generación de la banalidad. No es la libertad la que se expresa en ese ataque infundado. No hay ni siquiera juicio histórico alguno.

Sencillamente, todo vale para generar zozobra social. Detrás se encuentra la falta de una estrategia cultural por parte de los distintos gobiernos. Es curioso el desprecio que se hizo de algo tan fundamental.

España necesita reivindicar de nuevo su historia y sentirse orgullosa de uno de los grandes hitos de la humanidad: descubrir el nuevo mundo.

El Astrolabio ( ABC )