Cuatro días después de que la Consejería de Justicia de la Generalitat de Cataluña ordenase excarcelar a los condenados por sedición para que pudieran hacer campaña electoral libremente, la Fiscalía aún no ha recibido los informes que justifican esa decisión.

Por tanto, cualquier eventual recurso que pudiera forzarles a volver a prisión sigue en el aire, y la campaña del independentismo avanza.

Cuando quiera revertirse el disfrute de los reclusos de este tercer grado abusivo, ya será tarde. Prácticamente la campaña habrá concluido y el efecto victimista de ver a Oriol Junqueras y compañía haciendo «política» habrá surtido todo el efecto deseado por los secesionistas.

Mucho se sigue elucubrando sobre unos indultos inminentes a manos del Gobierno, pero si algo está demostrando su puesta en libertad es que continúan jactándose de los mismos delitos por los que fueron condenados.

Libres, sin arrepentirse y liderando el separatismo: es mucho lo que el Estado sigue dejándose ganar.

ABC

viñeta de Linda Galmor