LA HERENCIA

Todo lo que acontece debería quedar grabado y bien escrito para que las generaciones futuras aprendan y eviten errores como los que ahora hemos cometido, cada uno en su proporción y responsabilidad.

Pero hoy hemos comprobado que la historia sólo nos enseña que el género humano nunca aprende de las lecciones de la propia historia.

Somos con mucho, los contemporáneos, los peores jueces de nuestro tiempo. Deberíamos aspirar a ser unos buenos antepasados.

Lo que quiere decir que haríamos las cosas bien para dejarles un mundo mejor a nuestros descendientes: una España mejor.

Me temo que, sin embargo, Sánchez ya anunció el sábado que el endeudamiento en el que vamos a incurrir será una pesada herencia que les dejaremos a nuestros nietos, a los españoles del futuro.

Ojalá se equivoque Sánchez una vez más. Ojalá España y los españoles sepamos gestionar esta crisis de tal manera que a las generaciones del futuro solo les queden las evidencias de que este tiempo duro, complejo y confuso sirvió para que todos seamos un poco mejores y que nadie hipotecó el futuro de los españoles.

El Astrolabio ( ABC )