LA HONRADEZ

Con el tiempo, y según voy conociendo más al ser humano, la honradez es una cualidad que estimo entre las primeras. Dice el diccionario que es rectitud de ánimo, integridad en el obrar. ¿No les parece algo primordial para que alguien pueda ser respetado?

Porque hablar es sencillo y las palabras, ya saben, se las lleva el viento. Pero actuar de forma coherente con lo que uno dice es otro cantar. Por azares de la vida en los últimos años he conocido de refilón el mundillo de la política del tres al cuarto.

Esa donde hombres y algunas mujeres juegan a mandar. Se erotizan de poder y visas. Se sienten algo. Algo que es efímero pero que engancha enormemente a la mayoría de los que lo prueban. La honradez, sin embargo, no puede ser fugaz y está en lo que se es.

La Razón