LA IDEOLOGÍA NO ESTÁ EN EL CULO

No me apetece hacer una reflexión  sobre este tema, pero me resisto a dejar en blanco una respuesta que merece  la histérica salida de pata de banco de un personaje nada ejemplar que ha regresado solo y borracho no pocas veces  por las noches a su casa, y que hace de su condición sexual un patrón de conducta ideológica.

El tal Jorge Javier Vázquez  existe como presentador millonario porque hace la bazofia con la que gana dinero Tele 5, que por cierto es una televisión que cuenta en sus informativos con excelentes y prestigiosos profesionales, y también en algunos de sus programas donde la educación y el estilo no están reñidos con los asuntos que llaman del corazón.

No tengo nada que objetar al planteamiento programático y comercial de las televisiones privadas, pero lo que tradicionalmente se ha llamado en las empresas el prestigio de marca se arrastra por el subsuelo cada vez que un tipo hortera y carne de psiquiátrico decide convertirse en prescriptor de conciencias.

No es la primera vez que este personaje esperpéntico  asocia la homosexualidad a la izquierda intentando patrimonializar una opción legítima y diversa  a una ideología concreta, como si no hubiese hombres y mujeres, gays y lesbianas, que militan en otras opciones políticas, desde el compromiso pero también desde el respeto a sí mismos y al colectivo al que se sienten vinculados.

La izquierda de este país, como también la derecha,  tiene a millones de gente decente que no va por ahí desbarrando  ni diciendo soplapolleces.

La ideología está en la mente y en el corazón de los hombres y las mujeres , no en el culo no en el órgano sexual de nadie.

Diego Armario