Hay cosas tan absurdas que nunca pueden llegar a tener vida propia.  Tal es esta estupidez y forma de utilizar el lenguaje, la izquierda, exclusivamente, para diferenciarse y mirar por encima del hombre con orgullo y desprecio a los demás.

Toda una declaración de intenciones al hacer del lenguaje otro lenguaje subliminal, innecesario y entorpecedor, para intentar decirte que tú estás equivocado, que todo lo hecho hasta ahora por la Humanidad, está mal, y hay que cambiarlo como sea.

Un teatro penoso y retrógrada al usar la lengua tan mal, henchidos de orgullo y «superioridad moral» que dicen tener por lo que se llaman a sí mismos «progresistas», mientras a los demás nos dejan lo de retrógrados y cavernarios, ignorando que se definen ellos, así mismos, y que ven la paja en el ojo ajeno pero no la viga en el propio, sin reconocer que están para un psiquiatra de urgencia.

Como este extraño fenómeno no es solo de España, Francia veta este lenguaje -que nombran inclusivo- en la educación, por ser un «obstáculo al aprendizaje» Considera que la adopción de ese tipo de lenguaje modifica el respeto de las reglas de concordancia esperadas en los programas de enseñanza.

Es la manera previa que tienen de alzar su revolución, de dar la nota y llamar la atención: es la gente inculta que votados por los que son como ellos acceden a la política con ansias de cambiar el mundo, y se quedan en el intento, si no consiguen llevarlo a lo peor, como es el comunismo. Son cerditos con sueños de jabalí. Así empiezan a llamar burros a los demás, diferenciándose de ellos y mirándoles desde arriba. Dime de qué presumes y te diré de qué careces.

Esperemos que pronto aquí se haga lo propio para evitar que la izquierda pueda seguir haciendo tanto daño, empezando por la formación de la que ella carece. Desde que produjeron las víctimas de la LOGSE los siguientes siete planes de enseñanza fueron de mal en peor hasta llegar a la aberración actual de la ley Celaá.

Se llama así por el nombre de Isabel Celaá, la Ministra «guapa», que destroza la enseñanza y hasta prohíbe el castellano al eliminarlo como lengua vehicular. (En mi pueblo decían: eres más feo que pegarle a un padre con un calcetín sudado). Todo un despropósito esta octava ley de enseñanza socialista, aprobada por la mínima y sin consenso político Un despropósito, propio de los socialistas.

Por eso, empezando por el presidente Cum fraude, se fueron inventando títulos falsos que acreditan su carencia de cultura y adecuada formación. La capacidad de sacrificio que exige la buena enseñanza… Va a ser que no. Hacen más daño con el ejemplo que con el pecado. Estos individuos son progresistas para ellos a cuenta de los demás. Pero ya se les vio demasiado el plumero. Son solo progresistas para el mal. Para destruir y no dejar piedra sobre piedra.

La Academia francesa de la Lengua se posicionó claramente en contra en octubre de 2017 al considerarlo una aberración, y en noviembre de ese mismo año el entonces primer ministro, Édouard Philippe, ordenó prohibirlo en los textos y actas oficiales.

«En un momento en que la lucha contra las discriminaciones sexistas implica combates contra la violencia conyugal, la disparidad salarial o el acoso, la escritura inclusiva, aunque parece participar de ese movimiento, no solo es contraproducente para esa causa sino perjudicial para la práctica y la inteligibilidad de la lengua», concluyó el organismo.

La circular del ministro de Educación, Jean-Michel Blanquer, destacó recientemente que la adopción de ese tipo de lenguaje modifica el respeto de las reglas de concordancia «habitualmente esperadas en el marco de los programas de enseñanza».

Cuando las barbas de tu vecino veas pelar… -esperemos que estos cenutrios y cenutrias que nos desgobiernan-… echen las suyas a remojar.

NOTAS A TENER EN CUENTA:

– Doña Bibiana -«miembra» de rompe y rasga-, debe de estar muy disgustada porque no se admite ¡su gran aportación lingüística!

–  GÉNERO NO ES IGUAL QUE SEXO. El género es una propiedad de los nombres y de los pronombres que tiene carácter inherente y produce efectos en la concordancia con los determinantes, los adjetivos… y que no siempre está relacionado con el sexo biológico.

Las personas no tenemos género, tenemos sexo. De ahí, que la expresión «violencia de género» sea incorrecta porque la violencia la cometen las personas, no las palabras. En nuestra lengua se debe decir violencia sexual o violencia doméstica, como nos indica la Real Academia Española.

– REITERACIONES INNECESARIAS. Tampoco se acepta la utilización redundante del masculino y del femenino: «La mayor parte de los ciudadanos y de las ciudadanas» es un circunloquio innecesario.

El criterio básico de cualquier lengua es economía y simplificación. Obtener la máxima comunicación con el menor esfuerzo posible, no diciendo con cuatro palabras lo que puede resumirse en dos.

A lo largo de los últimos años, destacados miembros de la RAE han venido rebatiendo la actual tendencia al desdoblamiento indiscriminado del sustantivo en su forma masculina y femenina.

– «LA OSADÍA DE LA IGNORANCIA». Una comisión del parlamento andaluz se dirigió a la Real Academia Española solicitando un informe sobre la corrección de los desdoblamientos tipo «diputados y diputadas, padres y madres, niños y niñas», etcétera. La RAE respondió puntualizando que tales piruetas lingüísticas son innecesarias.

El empleo de circunloquios y sustituciones inadecuadas: «diputados y diputadas electos y electas» en vez de diputados electos, o llevaré «los niños y las niñas» al colegio en vez de, «llevaré los niños al colegio», resulta empobrecedor, artificioso y ridículo.

Fígaro ( El Correo de España )