Bozalistán, todo el rato incumplida la ley, lo mismo da que da lo mismo. El gobierno, con la PLANDEMIA, en cuatro ocasiones, delinquiendo: pero todo igual, ninguna repercusión.

El asunto del bozal que ningún gallifante voxal(ero) trasladó al Constitucional, ídem de lienzo. España, el paraíso de la arbitrariedad y la inseguridad jurídica: liberticida Ley de Desmemoria Totalitaria, supurando odio y rencor a espuertas, rememoremos.

Sectaria, parcial, guerracivilista y vengativa. E ilegal, me centro en ello, me guste más o menos la Constitución Española (me repele nacional y jurídicamente: es la ley de leyes vigente en nuestra patria común.

Ataque al Preámbulo de la Constitución Española

Un engendro dizque jurídico que atenta al mismísimo Preámbulo de la citada Constitución de “garantizar la convivencia democrática dentro de la Constitución”; y no se avala esa convivencia si se está recordando sañuda e interesadamente, siempre, una guerra civil y un enfrentamiento entre las partes combatientes, que finalizada, dejaría preferentemente a ensayistas e historiadores su estudio, cotejo e interpretación.

Como afirma el TC, la C.E. debe interpretarse globalmente, “en cuanto ésta se configura como marco de una convivencia humana, justa y pacífica, plasmada históricamente en un estado de derecho”; y la Ley de Memoria Democrática ( vuelta de tuerca a la zapateril, previo revanchista aznarato, de Amnesia Histérica) va en contra de los principios citados, lo que podría acabar suscitando un enfrentamiento entre ambas partes contendientes, incluso podría provocar pugnas de odio por cuestiones ideológicas, de creencias, etc., delitos nítidamente tipificados en el Código Penal, ensanchando de paso unas trincheras tan cara a los españoles: cuatro guerra civiles explícitas ( carlistas y la del 36-39)…¿ A algunos les molaría otra?

Más artículos constitucionales violados

Además del violado Preámbulo de la CE, el artículo 9.3 de la Constitución establece que no se pueden retrotraer normas sancionadoras que son desfavorables. Aunque se derogase la (muy discutible) Ley de Amnistía no podría derivarse responsabilidad penal.

Otrosí, artículo 14, vulnerado: se proclama la igualdad pero se consiente explícita discriminación entre compatriotas. Los buenos rojos, los malos fachas. Burdo y falsario maniqueísmo: pura discriminación legal. ¿Y qué decir del artículo 16, libertad de conciencia e ideológica? Recordemos, nos guste más o menos: las ideologías contrarias a la democracia (incluidas que las que cuestionan la unidad de España) están claramente protegidas por la Constitución y el Tribunal Constitucional.

¿Y el Artículo 20? Sacrosanta e irrestricta libertad de expresión para quien estas líneas garabatea, nítido y rocoso antifranquista, para que no haya dudas al lector. La mera exaltación de la Guerra Civil o de la dictadura, o denominar cruzada a un golpe de Estado no es algo que deba juzgarse ni siquiera por jueces en el ámbito penal  (el  Prostitucional en su sentencia 43/2004, de 23 de marzo, sobre cómo interpretar la historia de una forma determinada). Afirmar lo contrario deviene simplemente inaceptable, por cualquier vía, al vulnerar estándares mínimos, nacionales e internacionales, en materia de libertad de expresión.  ¿Y la libertad de cátedra (STC 5/1981, de 13 de febrero)?

Prosigo. El artículo 22 de la Constitución establece que para que una asociación sea disuelta o suspendida tiene que existir una resolución judicial motivada. Esto significa que, a diferencia de otras sentencias que no entran a valorar el fondo de la cuestión, cuando afecta a una manifestación o concentración de fisonomía ideológica hay que ser garantista para no limitar ese derecho fundamental. Te guste más o menos la FNFF (Fundación Nacional Francisco Franco) y otras (incluso medios afines, como este, El Correo De España), su quehacer es perfecta, perfectísima y acrisoladamente legal.

Y concluyo, artículo 25. También inconstitucional desde el principio de legalidad sancionadora. ¿150.000 pavos de sanción? Pura desproporción en el «castigo» al réprobo, puro delirio. El puro odio y la pura mentira marxistoide, sobre todo, que impregna y corrompe la columna vertebral de tal engendro leguleyo.

… Y orgullosos de verdad, resistiendo embestidas de todo pelaje. Internacionales operaciones de covidicio control mental. O inicuas y nacionales reescrituras de la historia. En fin.

Luys Coleto ( El Correo de España )