Vivimos en la Época más Oscura, que jamás ha vivido el mundo.

A lo largo de la historia, ha habido guerras crueles, desde que el mundo es el mundo

Desde aquellos ancestrales hombres cavernícolas, luchaban con sus vecinos, por su territorio y mataban con palos, piedras o lo que tuvieran a mano. Posteriormente Regiones luchaban unas contra otras para apoderarse de las posesiones de sus enemigos o imponer una frontera inexpugnable. Así hasta las conquistas, Griegas, Cartaginenses, Romanas, …, de otros territorios.

Por último los conflictos mundiales, con las dos Grandes Guerras, la primera y la segunda. Aunque en la actualidad los Países, siguen guerreando, por las tierras, por los pozos petrolíferos, por todo.

Mientras que los unos y los otros, con más o menos actuaciones puramente bélicas, se matan en los campos de batalla. Lo hacen, en la mayoría de los casos, con enfrentamientos viriles, terminando la lucha siempre: “Hombre-hombre”

Pero el mundo ha cambiado, tanto, que ya las guerras, se declaran en los despachos y desde ellos, se formalizan Leyes y Decretos, de fiel y total cumplimiento.

Esas diabólicas Leyes, no son para enfrentarse hombres contra hombres, NO. Esas Leyes son para asesinar a niños en el seno de unas mal llamadas madres. Aseguro, que en el mundo el genocidio de niños con el corazón latiendo, en los años que llevamos de esa CRIMINAL LEY, han sido asesinados a más inocentes, de los que han muerto por las armas y en los campos de batalla.

En España, llevamos casi 3 millones de asesinados, impunemente, sin que hayan tenido, ni un Juez, un protector, que apoyándoles, salvaran su vida. Dentro de esa cueva insalubre, que esas diabólicas madres, tiene dentro de sus entrañas, un corazón late, pero ese cuerpo es sacado a trozos, con tenazas, por un “médico”, que estudió en la Universidad y aprobó su Licenciatura, para SALVAR VIDAS.

Los católicos, mayoría en los Países Occidentales, no han luchado como hombres viriles y mujeres con ovarios, lo suficiente, para destruir esas Leyes y a los Hijos de Satanás que las promulgaron y firmaron el Decreto.

Luego la Eutanasia, también aprobada por los mismos y refrendada por los monarcas herejes, cobardes y despiadados. Todo para tapar, los miles de ancianos que han muerto en sus Residencias, pidiendo auxilio y denegándoselo.

Y como el comunismo asesino, mal llamado “progresismo”, no encuentra a nadie enfrentado a ellos, sigue su marcha imparable, porque cuenta con los Sicarios, de una Jerarquía hereje, un Papa diabólico, un P.P. masón y traidor y un rey, cuya meta es envejecer rodeado de riqueza y parabienes, firmando cuantas Leyes o Decretos, le ponen en su mesa, que sin leer dicho articulado, firma como: “YO EL REY”

Pues bien la “Hoja de Ruta”, de los diabólicos gobernantes españoles y del mundo, sigue adelante, para acabar con el individuo, desde el aborto hasta el adolescente, desde el hombre, como tal, hasta …. lo que se les ocurra.

Pasando por el bozal, pasando por una vacuna inexistente, que solo es un INYECCIÓN LETAL, para destruir al individuo y certificar que ha muerto de COVID-19, pero eso sí sin autopsia que lo ratifique y acredite.

Se ha potenciado la Le LGTBI y se les ha otorgado el Rango de los “Mandamases” de la ciudadanía. Se han apoderado de la palabra “Orgullo”, cambiándole su significado y a la que ya no podemos aludir, por si nos toman por maricas o tortilleras.

Por antepenúltimo, la “LEY TRANS”, para que con el beneplácito de “madres” progresistas, se pueda cambiar de sexo a una niña, con un pene o  un niño con una vulva.

Ya no es necesario ser mayor de edad, NO. Los menores sin saber escribir, hablar o pensar, pueden hacerlo, con la benevolencia de una madre despreciable, que asegura que es por el bien de su hijo o hija. ¡CRIMINAL!

Miguel Sánchez ( El Correo de España )