LA MAFIA SOCIALISTA QUE TODO LO PUEDE: JUNQUERAS APOSENTARÁ SU ORONDO CULO EN BRUSELAS

El Profanador  Pedro Sánchez prosigue a lomos del golpismo terrorista vasco y catalán la ruta iniciada por Zapatero en 2004: la liquidación del Estado de derecho, la prostitución de los poderes públicos al servicio de la gradualidad en el avance hacia la balcanización de España y el engolfamiento mafioso de la élite política catalanista y vasca.

El condenado golpista Junqueras podría ser eurodiputado. La Abogacía del Estado ha sido absorbida por Pedro Sánchez, ha informado a favor de la inmunidad de Junqueras  y ha sido puesta, por tanto,  al servicio del golpismo catalán.

A falta de conocer el pronunciamiento del Tribunal Supremo, ya sabemos que el  criminal separatista Oriol Junqueras, condenado a prisión por nuestra Justicia, podría salir de la cárcel, podría ir a Bruselas y podría hacerlo para cobrar 8000-10.000 euros mensuales como «europarlamentario» electo, pernoctando en hoteles de lujo y viajando en primera.

También podrá hacerlo Puigdemont. Ambos criminales están blindados y pertrechados por quienes se chotean de esta España de socialistas ladrones, separatistas impunes y comunismos bolivarianos: los tribunales europeos que cercenan nuestra soberanía ante un Presidente hediondo en su encanallamiento.

Pedro Sánchez no quiere ganar SÓLO una investidura; quiere proseguir con el recorrido histórico del PSOE desde que nació en 1879, y que no es otro que la alianza con los golpistas antisistema catalanes para destruir a España (insurrección de 1934), para robar (expolio del Banco de España en 1936) y para empoderar al comunismo hoy Podemitismo ( en 1936 le regalaban las Chekas y las «sacas» de las cárceles madrileñas, Paracuellos mediante; hoy Pedro Sanchez los mete en el gobierno y les regala inmunidad mandando Policías a Bolivia para eliminar las pruebas sobre las conexiones de Podemos con narcoterroristas y tiranos comunistas asesinos).

 El PSOE y sus 140 años de mentiras y crimen son una misma historia repetida a través de las décadas, salvo los 40 años que estuvieron de vacaciones…

José Miguel Pérez ( El Correo de Madrid )