A la memoria de Miguel Ángel Blanco.

La herida no cerrará nunca…porque la sutura estaba hecha de puntos suspensivos.