LA MUERTE Y LOS IMPUESTOS.

Ya, ni podemos morirnos en paz, los buitres carroñeros esperan con impaciencia, lanzarse contra las pobres familias, que les arranquen el corazón dolorido por la muerte de su familiar, que se a tirado toda la vida trabajando y ahorrando, para dejar una pequeña ayuda a sus hijos.

Insisto…UNA VERDADERA CANALLADA.