La mujer de Juan Espadas, nuevo líder del partido socialista en Andalucía, colocó a dedo a su señora en la Fundación Faffe. La indicada Fundación salió a la luz, al ser descubierta gastando los dineros públicos en los puticlubs. Vemos este titular de ABC Andalucía señalando los antecedentes: «CASO FAFFE

La extinta fundación de empleo de la Junta de Andalucía llevaba una ‘caja b’ para ocultar los gastos en burdeles. La Guardia Civil confirma que la Faffe confeccionaba «facturas falsas» para camuflar los pagos con tarjetas oficiales.» Como podemos ver al día de hoy, pudieron cambiar los emplazamientos, pero no las costumbres.

Esto es suficiente para comprender la trayectoria corrupta del partido con la historia más criminal que hunde a España y que quiere poner un cordón sanitario a los demás. Cuando, si hubiera justicia, no habría que ponerle el cordón sanitario con el que amenaza, sino ponerlo de patitas en la cárcel.

En la Junta de Andalucía, nido de corrupción, es donde más desarrolló su actividad delictiva que las autoridades impidieron que fuera investigada. Tal es el caso de los EREs, de la Jueza Alaya, a la que retiraron así como quien manda un mueble para el desván, para evitar lo que iba a descubrir. ¿Y cómo es eso que los políticos retiran a los jueces, como a los muebles, que puedan sacarlos a relucir? ¿Eso es democracia? El volcán de la corrupción parece al que acaba de reventar en La Palma.

Parte, quizá, desde que Alfonso Guerra colocó a su hermano con un despacho cerca de él cuyo socio nada tenía que ver con esta guerra, aunque llevara el apellido de quien afirmaba que los socialistas íbamos a dejar España que no la iba a conocer ni la madre que la parió. Nadie protestó ante la humillación de esta ironía, a todos los españoles, sino que, encima, le rieron la gracieta.

Ahora vemos la penúltima en la esposa colocada en lo que sería este club, con noticias como esta sobre el aludido centro donde dilapidaban nuestro dinero: «El chófer oficial de la fundación de parados de la Junta llevó «varias veces» al exdirector a «sitios de lucecitas»

El antiguo conductor de Fernando Villén declara en la comisión de investigación sobre la antigua fundación de empleo de la Junta».

Va sobre la mujer de Juan Espadas, que su marido socialista colocó en la indicada fundación que era la que gastaba el dinero de los desempleados en prostitutas, y drogas. Y que sólo fue un caso más, otra gracieta…

Ante el escándalo actual, ha sido hecha una comisión a petición de VOX para que esta señora dé explicaciones de su actividad en la fundación socialista para los parados, y protagoniza la intervención más surrealista que hayamos podido encontrar, según la califican.

La mujer de Juan Espadas fue enchufada a la Fundación que se gastaba el dinero en putas. Preguntada por su modo de acceso al puesto, no sabe, no contesta. O dice que no entiende. Preguntaba por el trabajo que hace en dicha fundación. Tampoco viene a decir nada.

De sus palabras se deduce que no sabe más que encender el ordenador con el que dice trabajar. Preguntada sobre lo que hace con el ordenador, tampoco sabe. Pero cuando le dicen… Que como tenemos la idea de que los empleados de la Faffe, trabajaban de aquella manera… entonces sí sabe y reacciona diciendo: ¡Oiga, que no voy a permitir que me falte al respeto!

Finalmente dice que no va a contestar. Y de su exposición en conjunto, salvo la advertencia indicada, nada de nada expresó.

Este es un caso de los que se podrían contar por miles. Esta mujer no se iría de putas, pero con el dinero que ella manejaba y su marido, se lo gastaban otros en putas, y todo quedaba en una gracieta más, como la de Alfonso Guerra. Parece que a los españoles les gusta que les roben su dinero, y hasta el dinero venido de Europa, el cual, gran cantidad va a parar a los LGTBI, y chiringuitos de género y similares.

El partido socialista de Andalucía, la ha hundido y arruinado con sus prebendas y redes clientelares, conseguidoras de los votos para seguir en el poder tantos años. La mujer aludida debe ser sentada en un banquillo no sólo en esta comisión adonde no le ha pasado nada.

Ni a su marido que nadie sabe lo que tendrá detrás. Porque en la Junta de Andalucía les están permitiendo robar desde hace mucho tiempo. No está haciendo nada Juanma Moreno que salió el otro día alabando a la UGT, el sindicato más corrupto.

Por otra parte a Vox, no le dejarán tampoco hacer nada. «Cosas veredes, amigo Sancho, que farán fablar las piedras».

Fígaro ( El Correo de España )