LA PASIVIDAD DE LOS MOSSOS EL 1-O, A JUICIO

El envío a juicio de la cúpula del procéscertifica la fortaleza de nuestro Estado de derecho. La juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela elevó ayer a la Sala de lo Penal para su enjuiciamiento el sumario abierto por sedición y organización criminal al mayor de los Mossos, Josep Lluís Trapero, así como al ex director del cuerpo y al ex secretario general de Interior. También está imputada por sedición la intendente Teresa Laplana.

Durante la instrucción se ha puesto de manifiesto la flagrante inactividad de la policía catalana durante el referéndum ilegal del 1-O. Su dirección no solo se mantuvo al margen de las actuaciones de la Policía Nacional y la Guardia Civil sino que se sometió a las “pautas de subordinación” definidas por la Generalitat. De ahí que Lamela considere que Trapero -también procesado por responsabilidad en la permisividad policial durante el asedio a la Consejería de Economía- integraba una organización jerarquizada “bajo una dirección común” en cuya cúspide se encontraba Puigdemont.

Ahora, tanto el ex mayor de los Mossos como el resto de sus colaboradores tendrán que responder desde el banquillo por qué decidieron ajustarse al plan independentista del Govern en lugar de cumplir las órdenes encomendadas.

El Mundo