El Gobierno se escuda en el «secreto» para no responder en el Congreso de los Diputados a una petición de información cursada por el Partido Popular para conocer, entre otras cosas, el número de inmigrantes contagiados de Covid que han terminado escapándose de los centros de acogida donde se encontraban internados.

Según el Gobierno, su silencio se ampara en la Ley de Secretos Oficiales. Obsérvese que cuando el Ejecutivo socialista  tiene un problema se justifica para no contar la verdad en el término «secreto». De ese modo, el número real de muertos por coronavirus debe ser también un Secreto Oficial, porque lleva nueve meses ocultando la cifra de fallecidos.

El grado de desfachatez del Ejecutivo socialcomunista no tiene precedentes. Ni el número de muertos por Covid, ni el número de inmigrantes contagiados que se dieron a la fuga, ni el número de pateras y embarcaciones que llegaron a las costas  canarias, ni el número de personas que venían en esas embarcaciones, ni el número de inmigrantes fugados que han sido localizados. Nada. Todo es secreto oficial.

«En relación con las cuestiones formuladas, se informa que los datos solicitados guardan relación con los medios y procedimientos concretos destinados al fin ulterior de combatir las actividades ilícitas de lucha contra el crimen organizado, lo que forma parte de los ámbitos de Seguridad Pública a los que el Consejo de Ministros otorgó, con carácter genérico, la clasificación de “secreto” en su reunión de 6 de junio de 2014, al amparo de la Ley 9/1968, de 5 de abril, sobre secretos oficiales, modificada por la Ley 48/1978, 7 de octubre».

Hace falta tener cara en su respuesta. De este modo, Moncloa impide, por tanto, conocer los datos que tiene el Gobierno sobre el descontrol que se ha producido en los últimos meses tras la oleada de llegada de pateras y los traslados -ocultados por el Ministerio del Interior- de sin papeles de Canarias a otros puntos de la Península Ibérica.

Justifican su sistemática estrategia de ocultación y mentira con una palabra: «secreto». No es ningún secreto que Sánchez es un trilero que ha hecho de la opacidad y la absoluta falta de transparencia una forma de hacer política.

OKDIARIO

viñeta de Linda Galmor