LA PROPAGANDA FUNCIONA

Es otro ejemplo, uno más, de la importancia del aparato de propaganda del Gobierno y lo mucho que influye en la opinión pública. Ayer Tezanos, ese sociólogo sin complejos que pasó sin pestañear de la ejecutiva del PSOE a la presidencia del CIS, publicó una encuesta pagada por el Estado chapucera y sin razón de ser.

El estudio de campo se hizo en julio, antes de que Sánchez resbalase en su intento de investidura, lo cual le resta a día de hoy cualquier valor. Pero además, y en contra de la práctica habitual en el mundo demoscópico, esta vez el CIS ha servido el sondeo en crudo, con el dato de respuesta espontánea, pues era el que mejor servía a los intereses del Gobierno.

¿Qué han logrado Tezanos y el PSOE con esta encuesta absurda y desactualizada pagada por nuestros impuestos? Pues mucho: un buen golpe de propaganda en todas las televisiones (y ver la tele es el pasatiempo favorito de los españoles, con más de tres horas de telemaratón cada día).

Ayer todos los telediarios y webs destacaron en titulares que Sánchez es el favorito absoluto de cara a unas elecciones en noviembre, con un 29,8% de los votos, doblando de largo al segundo, un PP que se quedaría en el chasis, con un 11,6%.

Según Tezanos, Sánchez sube un punto largo respecto a las generales, mientras que el PP, que había obtenido un resultado pésimo en abril, lograría empeorarlo con cinco puntos menos. Por supuesto, el líder más valorado se apellida… Pues sí, han acertado: Sánchez.

Tezanos logra además el milagro laico de que al tiempo que cae el PP lo hacen también Ciudadanos, que pierde la mitad de sus votos, y Vox, que cae del 10% al 3,3%. Es decir: los españoles han visto por fin la luz del progresismo y desertan en masa de las malévolas opciones de derechas para entregarse al sanchismo.

Si Tezanos sigue un par de años más en activo, pronto será más difícil encontrar un votante conservador que un dodo (exótica ave que se extinguió en 1690). Todo esto, que parece un chiste, en realidad es un abuso grave, pues en ninguna democracia de nuestro nivel se admite que un Gobierno se apropie de un instituto estatal de encuestas para convertirlo en un órgano de propaganda.

Hoy se cumple un año de la exclusiva de ABC que reveló los plagios indiscutibles en la tesis de Sánchez, que están ahí, subrayados para quien quiera comprobarlos. Previamente a su desdoro, Sánchez había dicho en sede parlamentaria, durante el debate de investidura contra Rajoy, que quién fuese sorprendido en práctica plagiaria debería dimitir, «como en Alemania».

Más tarde, tras ser descubierto, prometió dar las debidas explicaciones y anunció querellas contra los medios que destaparon el caso. Nunca llegaron: ni las explicaciones, ni las querellas, ni la dimisión que él mismo predicaba. No pasa nada. Todo se tapa con la amnesia de la propaganda.

Rajoy y Soraya entregaron la televisión a la izquierda y el resultado es que Casado es hoy un político voluntarioso que lucha contra la artillería pesada del PSOE armado con una escoba.

Luis Ventoso ( ABC )