LA RELACIÓN DE IGLESIAS CON LAS HEMORROIDES

«Cabalgar contradicciones» es el envoltorio de terciopelo con que vende en sus conferencias Pablo Iglesias la eterna y caduca estafa que el hijo del terrorista del FRAP aprendió de papá mientras lo criaba, arropado en los algodones del falangismo con que el abuelo Manuel «cabalgo» con su familia tras la guerra civil.

A Pablo no le gusta recordar su segundo nombre de pila, el de su abuelo Manuel, un aparente yugo cuyas flechas parecen clavarse en cierta parte de su anatomía y memoria, purgando un recuerdo del que abomina: gracias a FE de las JONS su abuelo no solo no acabó ante un pelotón de fusilamiento por sus crímenes como miliciano en Extremadura, prosperó en el ministerio del jefe de Falange Girón de Velasco, una contradictoria cabalgadura que explica el colaboracionismo con el régimen del que tanto abomina el nieto, fuente de la prosperidad social de su familia y de los españoles en posguerra.

Hoy el JEFE del partido comunista PODEMOS, delegación en Europa del tirano que masacra y saquea al pueblo venezolano, parece querer borrar ese pasado falangista renegando del nombre de ese abuelo colaboracionista que señala la intrínseca contradicción en la que cabalgó su infancia y que como veréis hoy marca su política.

Latigar a periodistas mientras vas de feminista reivindicandote como macho-alfa, suena tan contradictorio como defender al colectivo LGTB financiado con la lana de la tiranía teocrática de los Ayatolas que los esquilma y ahorca.

Y aunque Pablo proclama abominar del dinero y el capital, la millonaria financiación de su partido Podemos resulta cada vez más un turbio asunto que corrompe la proclamada honestidad del nuevo proyecto «marxista-Laninista cuyo lema era transparencia y el «sí se puede».

Digo bien, Laninista, ya saben… la lana. Solo con «lana» dejas tu barrio obrero vallecano para aburguesarte como el marqués de galapagar, aunque prometías no ganar más de 1.890€/mes, renegando de aquellos políticos que huyen de sus barrios donde crecieron tan pronto se enriquecen.

Hoy se dispone a aprobar «manu militari» en el próximo congreso de Vista Alegre perpetuarse en el poder y subir su sueldo hasta límites insospechados, unos limites que sospecho aguardan escondidos en las 40 maletas que trajo la mano derecha del tirano Chavista e hija de terrorista «Delcy» para comprar voluntades, según varios funcionarios de la embajada, quienes denuncian que no cobran sus nominas desde hace meses.

Es la poderosa mano derecha de la narco tiranía comunista Castro-Chavista que ya tuerce sin rubor el brazo a Madrid y Bruselas, burlados con sorna por Nicolas Maduro.

En una ultima contradicción, Pablo Manuel recordó a los periodistas que su labor es publicar cosas que incomoden al Gobierno – ¿Verdades que ofenden? – pero no estar para «lamer las hemorroides» del poder, olvidando que el ya esta instalado en el poder – el CNI – mientras su mujer inicia el señalamiento de periodistas como Eduardo Inda.

Es manifiesto que Iglesias es un consagrado admirador de Allende, el último comunista que arruinó Chile, travestido como Iglesias de esa aterciopelada democracia con la que asaltan el poder hacia la «dictadura del proletariado, máxima expresión de la democracia» (Pablo Dixit).

Viene bien saber lo que Allende pensaba de la prensa: «la objetividad no debería existir en el periodismo, porque el deber supremo del periodista de izquierda no es servir a la verdad, sino a la revolución [..]» únicas hemorroides que permitiremos lamer – concluiría hoy Pablo Manuel – y quien no se preste a nuestra dictadura del proletariado, verá comprometidos sus esfínteres en las checas del nuevo ministerio «Neutral» de la verdad, mientras sueña con Eduardo Inda.

Les recuerdo que bajo la tiránica «Ley de Defensa de la República» – ese régimen que tanto defiende Pablo Manuel – se cerraron decenas de medios de prensa libre poco dados a practicar lamidas rectales a aquella incipiente ilusión de democratica República que la izquierda asalto y prostituyó hacia la dictadura del proletariado – tras varios golpes de estado – hasta que los militares, poco dados a ese tipo de masajes, se pronunciaron un 18 de julio de 1936.

A fe mía que al amancebado Pablo Manuel le interesa el sexo anal. Veremos que opinan los Ayatolas cuando intuyan que quizás quiere cabalgar esas contradicciones.

Verdades Ofenden ( El Correo de MADRID )

viñeta de Agustín Muro