LA REPROBACIÓN DEL REY

Si el Parlamento de Cataluña o, mejor dicho, su mayoría separatista, cree haber infringido un grave agravio al Rey y, al mismo tiempo, haber influido sobre los catalanes, o españoles en general, en favor de la República, se ha equivocado garrafalmente.

Al contrario, el Parlament acaba de confirmar, con su acto reprobatorio, que el viejo problema entre monárquicos trasnochados y republicanos modernos se ha convertido en un tópico, pues curiosamente las democracias más sólidas del mundo, entre ellas Dinamarca, la Ítaca moderna de los utópicos separatistas catalanes, son en la hora actual las monarquías europeas, mientras que la democracia, salvo en algunas repúblicas privilegiadas, se desconoce en las repúblicas totalitarias, bananera o subdesarrolladas, las cuales abundan por todas partes.

Jorge Esteban ( El Mundo )