LA SIRENITA DE COPENHAGUE

La única figura internacionalmente conocida de Dinamarca, que recibió en su momento a Puchi, fue La Sirenita de Copenhague.

Se dice, se comenta, que tras 10 minutos de tratar de venderle el» procés «, la famosa escultura, cobró vida, se tiró al mar…y no se ha vuelto a saber nada de ella.