LA SOBERBIA HECHA POLÍTICO

Pequeño Napoleón y sus muchachos exigen corona imperial. ¡Ya mismo!

Pero me temo que, a lo sumo, se van a tener que conformar con una cinta (arcoiris, por supuesto). Eso sí, tendrá que ser lo bastante grande como para contener toda su vanidad.

Juan Enanito Napoleón Marín se proclamó vencedor de las elecciones andaluzas y presidente de la Junta regional la misma noche de las elecciones del pasado diciembre… cuando había quedado tercero.

Luego Albert Pequeño Napoleón Rivera se proclamó jefe de la oposición y única alternativa al PSOE la misma noche de las elecciones generales… cuando había quedado tercero.

Más tarde sus muchachos se proclamaron presidentes del Gobierno regional madrileño, alcaldes de Madrid y amos del cotarro del foro por los siglos de los siglos… cuando habían vuelto a quedar terceros, la especialidad de la casa.

Llevo días preguntándomelo: ¿son tontos, o son muy listos y no tengo capacidad para entenderlos, o son los tipos más soberbios de la política nacional? Y eso que a políticos soberbios no nos gana nadie, desde Felipe a Rajoy, pasando por Aznar y ZP.

El Brief