LA SOCIEDAD INQUISITORIAL

Europa en general, y España en particular, asisten a un tiempo histórico inquisitorial. La reflexión la hizo Fermín Morales, catedrático y abogado penalista, en las refrescantes entrevistas de Salvador Sostres para ABC del verano: «Todo es muy inquisitivo en España».

Pero para unos más que para otros. Está claro que, en la derecha sociológica, por talante e ideología liberal, se exige más a los representantes políticos que en la otra orilla, donde todo parece perdonarse. No alcanzan el mismo eco los ERE andaluces que la Púnica madrileña.

Ni siquiera Pujol y su estirpe ocupan las horas de televisión que suman los populares de Madrid. Aun así, sigue pendiente una reflexión acerca de las reformas penales, en un país donde sale más barato matar a una joven que un cohecho de un alto cargo.

El populismo que todo lo arrasa ha encontrado un magnífico combustible en la corrupción política. El dinero cobra más valor para algunos legisladores que la vida humana. Si plagias, empleas un doble discurso, faltas a tu palabra… eso se antoja cuestión menor. Cualquier impostor puede darnos lecciones de moral.

El Astrolabio ( ABC )