LA TABERNA DE PLATÓN
EPÍSTOLA A LOS BATRACIOS PROGRESISTAS

-Estaba el sapo Pedro atascado en el barro de la orilla de un proceloso río que no podía cruzar, cuando se le acercó el escorpión Pablo y le dijo: “Si me dejas que suba sobre tu lomo te ayudo a remar y así podremos pasar a la otra orilla donde nos espera la abundancia”

-Mirolo el sapo Pedro de soslayo y como lo conocía, se negó a satisfacer los deseos de su enemigo sabiendo el riesgo de muerte que su compañía significaba.

-Pero tanto insistió el escorpión Pablo y tanta era el ansia del sapo que al final aceptó la propuesta a pesar del pánico que le invadía…Y lo dejó subir sobre si.

-Y pasó lo que tenía que pasar…A mitad del tránsito acuático, el escorpión picó en la cerviz al tontosapo y lo envenenó…

-Y este entre los esténtores de la muerte preguntole: ¿Por qué Pablo?…¿Por qué?

-A lo que el escorpión Pedro le respondió sin rubor: Entiéndelo, ¡es mi naturaleza!

-Y se ahogaron los dos…el uno por tonto y el otro por perverso.
-Fin.

Texto y viñeta de Agustín Muro